Tipos de maullidos de gato

Sonidos del maullido del gato

Los gatos, ya sean grandes o pequeños, dependen de las vocalizaciones para comunicarse, y ninguna es más importante que el clásico maullido. Es la forma en que un gatito habla con su madre, cómo saluda a sus padres humanos y cómo pide la cena. Entonces, si vocalizar es una forma de comunicación felina tan importante, ¿por qué a veces maúlla sin sonido? ¿Existe el maullido silencioso?

Para poner en perspectiva el maullido de un gato, hay al menos cinco tipos diferentes de maullidos, y el tono y la altura de cada uno de ellos indican una emoción, una necesidad o un deseo diferentes. Su gatito sabe exactamente qué maullido o chirrido le hará acurrucarse o tomar un tentempié a medianoche. Después de convivir con los padres de las mascotas durante miles de años, los gatos han aprendido algunas pistas sobre cómo conseguir lo que quieren.

Según Nicholas Nicastro, que participó en un estudio de investigación sobre la vocalización de los gatos en la Universidad de Cornell, los gatos no utilizan un «verdadero lenguaje» y no entienden lo que significan sus propios maullidos. Sin embargo, dice, «los humanos (o al menos los felinos bien entrenados) podemos asignar un significado a los sonidos con diversas cualidades acústicas porque, a través de una larga asociación con los gatos, hemos aprendido cómo suenan en diferentes contextos de comportamiento.» El uso constante de vocalizaciones específicas por parte de un gato para comunicarse con sus humanos ilustra lo bien que se han adaptado los gatos a la vida doméstica y lo mucho que los humanos han aprendido de sus amigos felinos.

Leer más  Juegos de gatos y perros

Por qué gritan los gatos por la noche

Los gatos carecen de la expresividad facial de los perros, suelen ser más silenciosos y sus comportamientos pueden ser más difíciles de interpretar, pero esto no significa que la mística felina sea impenetrable. Puedes entender mejor a tu amigo peludo prestando atención a sus vocalizaciones, posturas corporales y rutinas diarias. Con el tiempo, puede llegar a sintonizar tanto con la personalidad y los hábitos de su gatito que sea capaz de detectar cambios sutiles en su estado de ánimo e incluso reconocer problemas de salud antes de que aparezcan signos físicos de enfermedad.

Aprenderá mucho cuando sepa interpretar el amplio vocabulario de chirridos y maullidos de su gato. Le dirán cuándo tienen hambre, cuándo se sienten cariñosos y si se sienten amenazados o con dolor.

Mientras que algunos gatos rara vez emiten un pitido, otros no dejarán que les digas nada. Los gatitos que se manipulan con frecuencia y se socializan bien pueden convertirse en adultos más ruidosos y algunas razas, como los siameses y los abisinios, son locuaces por naturaleza.

Los gatos también pueden volverse más ruidosos a medida que envejecen. Dos posibles razones para ello son la demencia relacionada con la edad y el deterioro de la vista. Un gato que se siente ansioso o confuso puede maullar para buscar consuelo. La pérdida de audición también puede hacer que un gatito vocalice más fuerte de lo habitual porque no puede determinar su volumen. (Cualquier cambio pronunciado en el comportamiento debería desencadenar una visita al veterinario para asegurarse de que su gato no está enfermo o tiene dolor).

Leer más  Que darle de comer a un gato

El maullido de mi gato es débil y ronco

¿Reconoces alguno de estos seis maullidos de gato que los gatitos emiten para hablar con sus humanos? Incluso en un hogar con seis gatos, un maullido distintivo no deja lugar a dudas de que mi gato atigrado naranja, Tinsel, está al acecho con alguna presa falsa en la boca. «¡Tinsel!» Le llamo en respuesta al característico y gutural maullido. «¿Qué tienes para mí?»

En cuestión de segundos, Tinsel aparece desde la esquina con un par de calcetines en la boca o algún juguete blando para gatos. Obsesionada con los calcetines, le encanta «cazar» y llevar pares por toda la casa. Considero que esto es un sustituto de la caza de Tinsel, que alimenta su instinto depredador mientras vive la vida de un gato estrictamente de interior.

Los dueños de gatos, sobre todo los que tienen gatos parlanchines, oímos muchas vocalizaciones, pero ¿es el maullido de un gato una palabra única para todos los gatitos? ¿O los gatos tienen un vocabulario de maullidos, con diferentes tonos, pronunciaciones y ritmos de los mismos sonidos básicos que denotan diferentes mensajes? Parece que los felinos nos hablan con distintos maullidos, dice Marilyn Krieger, consultora certificada en comportamiento felino. Y algunas razas tienen incluso sus propios maullidos característicos, como el siamés, conocido por su voz que parece el llanto de un bebé.

2:54sonidos que atraen a los gatos – maullido para que los gatos se acerquen a titantum factayoutube – 28 sept 2020

El lenguaje de los gatos se compone de una combinación de posturas corporales, señales de olor y vocalizaciones. Los humanos somos ciegos a los olores en comparación con los gatos, y a menudo pasamos por alto el habla de la cola y las señales del oído que constituyen la mayor parte de la comunicación de los gatos.

Leer más  Maine coon blanco y negro

Los felinos utilizan una amplia gama de vocalizaciones para comunicarse con otros gatos, pero parecen reservar los «maullidos» principalmente para hablar con su gente. ¿Qué quiere exactamente su gatito? ¿Le lanza maldiciones gatunas, elogia su gusto artístico o simplemente le molesta para divertirse?

Los maullidos son exigencias: «déjame salir», «déjame entrar», «acaríciame», «juega conmigo», «aliméntame». A medida que el gato se vuelve más apasionado e insistente, sus maullidos se vuelven más estridentes y de tono más bajo. Las demandas de maullidos se producen con mayor frecuencia a altas horas de la noche, cuando los dueños quieren dormir.

El gato, decidido y espabilado, visita el dormitorio, e incluso puede acurrucarse y dormir con usted durante una parte de la noche hasta que decida que ambos han dormido lo suficiente. Primero te da cariñosos golpes en la cabeza, te mordisquea la nariz o los dedos de los pies, o te deja caer juguetes en la cabeza. Si eso no te despierta, los maullidos aumentan.